Pokémon GO, la app que genera amor y odio a partes iguales

Una buena amiga me advertía hace unas semanas: “si vas a hablar de Pokémon GO ten mucho cuidado, es un tema controvertido, genera muchas fobias”. Y no le faltaba razón pero, ¡qué triste es que un simple juego provoque tantos enfrentamientos! ¡Qué pena que aparezcan de nuevo ‘las dos Españas’ por una insignificante aplicación! Pero es así. Por un lado van los ‘entrenadores Pokémon’ y por otro los que critican el juego y a sus defensores.

¿Por qué genera tanto rechazo Pokémon GO?

Archivo 7-8-16 15 19 40

Pikachu en la redacción de Radio Valladolid

Hace 20 años aparecían los Pokémon en una exitosa serie de televisión y por eso esta aplicación ha conquistado a la Generación Y o millennial, jóvenes nacidos a partir de los años 80. Mientras ellos buscan a Pikachu, Charmander o Zubat, otros temen por su futuro ya que, como se puede leer en artículos y comentarios con bastante dosis de demagogia, “los que deberían estar cotizando para pagar tu jubilación ahora están cazando Pokémon”. Se asustan al ver los parques llenos de jóvenes con sus móviles en las manos. Y hay quien se escandaliza con las noticias que aparecen en los medios sobre “riadas de gente tras un Pokémon” o “personas que se caen por un barranco mientras juegan”. ¡Por favor! ¡Seamos serios!

Se puede jugar a un videojuego y seguir cotizando a la seguridad social :). Será mejor que los chavales estén en la calle, descubriendo zonas de su ciudad que igual no conocían a estar encerrados en casa. Y respecto a las ‘curiosas’ noticias, como en todo, cuando algo le gusta a muchas personas, la mayor parte disfruta de ello con cabeza y unos pocos se dejan el cerebro en casa. ¿O es que no vemos como miles de aficionados disfrutan de un partido de fútbol, por ejemplo, y solo unos pocos usan bengalas, se insultan y terminan a palos? Esta sociedad es así. Y la culpa no es de Pokémon GO.

El juego lleva unas semanas con nosotros y ya estoy cansado de leer comentarios, artículos y escuchar conversaciones de personas que se muestran en contra del videojuego con  esos argumentos tan ‘débiles’. ¿No es mejor dejar a cada uno que haga y juegue a lo que quiera? ¿Por qué es peor salir a la calle a cazar un Pokémon que pasarse una tarde entera viendo capítulos de Juego de tronos o un partido de tu equipo favorito? Unos actos están aceptados socialmente y otros no.
Archivo 7-8-16 15 18 45.png

El profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca, JuanRa Martín escribía hace unas semanas un artículo para el periódico ‘El Día de Salamanca’ sobre Pokémon GO. Él destaca que “visto el panorama, hay dos cosas que me llaman poderosamente la atención. La primera es la animadversión que tenemos hacia el juego y hacia los que juegan, restringiéndolo exclusivamente a aquellos juegos aceptados socialmente. Y la segunda es otro clásico. Se trata del rechazo inicial a la apropiación de la tecnología.” 

Yo me descargué Pokémon GO como hago con otras muchas aplicaciones. Me gusta probarlas cuando salen, curiosear, investigar, conocerlas y la mayor parte de ellas terminan en la papelera a los pocos días, aunque he de reconocer que otras aumentan mi ‘síndrome de Diógenes digital’. El caso es que, con Pokémon GO, disfruté y mucho de la experiencia y sigo entrando en ella de vez en cuando. A mí la fiebre por esta aplicación me ha durado tanto como una mala gripe, pero respeto y respetaré a todos los que disfrutan de algo con cabeza, responsabilidad y sin meterse con nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s